miércoles, 28 de septiembre de 2011

Sobre la indiganción

El lema de "no me mees encima y luego me digas que llueve" es una frase magistral de una película de Clint Eastwood: El fuera de la Ley. Decir que el PSOE es izquierda es mucho decir. Es cierto que es difícil definir dichos términos. Sí podemos decir que el PSOE es socialdemocracia europeísta. Y lo que ocurre es que la socialdemocracia y Europa se están hundiendo, en fenómenos similares a la década de los treinta, con la diferencia de que no existe alternativa bolchevique. Por eso se habla de una reorientación de la izquierda -donde, como siempre, hay elementos libertarios - y que navega, como siempre, en un proceloso va y ven. El movimiento del 15-M ha sido, y es, bello. Por lo pronto, tal vez, si actuamos desde el sistema político, ser accidentalista -como se llamaba la derecha católica desde dentro de la República para romperla- y actuar dentro del sistema, y romper la disciplina de bipartidismo, dividiendo nuestro voto: pero eso va a tener graves consecuencias primeras. El PP va a gobernar, posiblemente con mayorías absolutas. Cuando el PSOE pierda cuota de poder tan grande es por donde no sabemos cómo irá la cosa, si reduce mucho sus escaños. No hay nada nuevo bajo el sol. En 1934 el PSOE se "bolchevizó" y dejó de apoyar a la República porque vió como los jóvenes emigraban hacia la izquierda y hacia el anarquismo. Hoy día la izquierda más a la izquierda del PSOE parece no entrar en derroteros tan violentos como los treinta, y el 15-m lo muestra. Pero ¿Que hará la derecha si solo hay monopartidismo pero es, en verdad, la minoría más cohesionada que detenta la "mayoría absoluta"? ¿Se unirá la izquierda en un nuevo Frente Popular? ¿Qué estrategia tomara el PSOE? y mucho me temo que Europa se hunde. Como sabemos el melón está en el sector bancario, de tal forma que la política se imponga sobre lo privado económico hace falta que los recursos financieros sean gestionados por la política y no por los banqueros. Y este es un vector que se inició en el Renacimiento con el "hombre burgués" en sentido muy contrario a como ahora corre. El sistema asambleario es bello. Pero no seamos cándidos y aprendamos de política y de la historia: quien tiene la sartén por el mango no va a dejar que se la arrebatemos. Con meternos a todos en el mismo saco y llamarnos rojos les bastará. Esperanza Aguirre así lo ha hecho ya. Pongamos un ejemplo: Pensar que José Bono es socialista por ser del PSOE es un tremendo error. Bono es un infiltrado pactado del Opus dei en las filas del PSOE. Esto es sabido, como sabido es que Felipe González es el candidato propuesto por el Opus en Surrenes. Para entender esto hay que manejar un poco la historia política de la transición y saber que el franquismo no hubo ruptura democrática, sino que hubo continuismo, de tal forma que la clase política del franquismo se dividió y se escindió, entre "liberales" y "socialdemócratas europeístas" y muchos militantes de la UCD se fueron a uno y otro lado. Entender que el PSOE de Surresnes no es el PSOE del exilio stricto sensu es fundamental. Pero entender que el PSOE es una organización que anda siempre a la deriva en los acontecimientos históricos es fundamental para entender el melón de lo que ocurre. Le ha pasado siempre en los momentos claves: en 1917, en 1928, en 1931, en 1934, en 1936, en 1938-39, en el exilio, con la llamada transición y con esta crisis de la socialdemocracia europea (por mucho que ahora digan que el senado francés tenga socialistas, la socialdemocracia ha sido barrida por el neoliberalismo). Y es que el problema de la socialdemocracia es que quiere "pactar" con el capitalismo como si fuera posible ese pacto democracia-cristiana y socialdemocracia. Es como la película de Novecento, su final. Pero es que con el capitalismo, a largo plazo -posiblemente a medio- todos muertos. Y es que "la democracia", la cual siempre tiene apellidos, pese a que Aguirre diga que no, como la que hay ahora, no es otra cosa que la consecuencia del hombre burgués que se creó en el mundo moderno y el capitalismo. La de hoy es una "democracia burguesa", quiéralo o no Aguirre, un pacto entre la democracia-cristiana y la socialdemocracia europeísta basada en el “Estado del bienestar” de finales de la 2GM, una democracia hecha para que la banca mande a cambio de una buena colocación en el poder de los miembros de cada partido previamente "pactado" en el juego de la transición, en una transición que se gestó de arriba hacia abajo: otorgando la democracia desde la clase política. Un régimen de libertades fundamentales a cambio de UNA BANCOCRACIA Y UNA PARTIDOCRACIA con salvaguarda de los derechos educativos de la Iglesia, frente a los derechos individuales de los ciudadanos, como es el que todos y cada uno de nosotros tengamos una educación libre de dogmas y verdades absolutas. La indignación de Hessel parte de que los propósitos de la Resistencia no se han cumplido tal y como se anunciaron. Y no se han cumplido porque es de cajón: los recursos naturales y los recursos financieros gestionados por la política y un gobierno supranacional mundial constituyen principios antitéticos a los intereses de la Banca, que ha intentado, otra vez, exprimir la gallina de los huevos de oros.

Actor falsante o especulador: ¿qué más da?

martes, 20 de septiembre de 2011

Tener o Ser



"La necesidad de un profundo cambio humano no sólo es una demanda ética o religiosa, ni solo una demanda psicológica que impone la demanda patógena de nuestro carácter social, sino que también es una condición para que sobreviva la especie humana. Vivir correctamente ya no es solo una demanda ética o religiosa. Por primera vez en la historia, la supervivencia física de la especie humana depende de un cambio radical del corazón humano. Sin embargo, esto sólo será posible hasta el grado en que ocurran grandes cambios sociales y económicos que den al corazón humano la oportunidad de cambiar y el valor y la visión de lograrlo."

Erich Fromm Tener y Ser 

El universo y Stephen Hawking

“Y si el mundo fuese tan extraño que no pudiésemos esperar entenderlo nunca, y la ciencia estuviera perdiendo el tiempo al intentarlo…”

domingo, 18 de septiembre de 2011

¿Y por qué no lo llamamos caverna?

¿Y por qué no lo llamamos caverna?

No, yo no tengo la sensación de vivir en una cárcel. Lo que si siento es que me rodea es la caverna. La caverna cuando paso al lado de un colegio concertado que hay al lado de mi casa con nombre de la "inmaculada concepción", con mi niño, camino del colegio público más lejano de mi casa, cerca de un kilómetro más allá. Y veo a todos los papás que llevan a la Pepas -Josefinas- en coche. Y cuando nos reúne la maestra del público, nos dice que se incorpora a clase una niña con un déficit de atención, que venía del "inmaculada concepción" donde alegaban que no había "especialistas",  junto con cinco niños sin escolarizar nuevos de etnia gitana, y con necesidades educativas especiales, que han sido repartidos entre los públicos de mi ciudad al cerrarse el centro de "la Oliva". No yo no vivo en una cárcel: lo que vivo es rodeado por la caverna. Y pensé: "las Pepas no quieren entre sus alumnos a los renglones torcidos de Dios". Me alegro que mi hijo se eduque en la realidad; pues los hijos de la caverna, ni siquiera saben que son caverna o carne de caverna.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Diálogo sobre la Justicia. Terror y miseria en el primer franquismo.




- La justicia española es de género negro; esto es, que el rasero o la vara de medir se difumina teniendo en cuenta los intereses políticos y la ideología. La fiscalía lleva pruebas o acomete procedimientos o cierra investigaciones o los abre en virtud de lo que les dicten políticamente. A su vez, los jueces no son imparciales. No son imparciales porque son humanos y tienen sus prejuicios como el más pintado, más en una país como este; no me fio de la Justicia en este país. Otegui pertenece, parece demostrado, a banda armada, y por ello va a sufrir prisión, cosa que puede ser justa. Muchos jueces pertenecieron a un régimen asesino, como fue el de Franco, el cual, recordémoslo por si hacía asesinó, y mucho, y no movieron un dedo para derrocarlo, sino que participaron en su infamia. El franquismo asesino se fue de rositas. Tal vez, ni lo uno ni lo otro; pero si no fue lo uno, porqué tampoco lo otro. Por un motivo: porque la médula de la transición española consistía en que jueces, policía, militares y políticos continuaran. Y de aquellas aguas vinieron estos lodos. ¿Sigue confiando en la justicia española? ¿Usted también se creó la milonga de la Transición, además de comerse el franquismo?
Arturo: Fíjese si creo que no le encarcelan a usted por este comentario.

- Que yo tenga libertades para hacer este comentario - que además es verdadero- no asegura que la justicia española sea justa. El hecho lo demuestra que Jueces no demócratas continuasen en su cargo y siguieran dictando sentencias, pese al haber pasado su vida impartiendo Justicia en un régimen que asesinaba y encarcelaba por cuestiones políticas. Lo de la fiscalía actuando según las consignas del partido merece capítulo aparte. Las justicia puede ser injusta incluso existiendo libertad de expresión. O vamos a negar (teoría negacionista) que el régimen asesinó con saña - posiblemente hasta más de cincuenta mil personas desde 1939 - y que jueces, policías, militares y políticos participaron en aquel régimen. Y que no solo es que no hayan sido juzgados, es que han seguido en sus cargos como si tal cosa.
Arturo:  No sé su edad, pero si tiene más de 35 años, usted también participó con su silencio. ¡Ya está bien de justicieros puros e implacables! 2. Se olvida del pequeño detalle de que en aquella época y la primera parte de la democracia existía el delito de desacato, y ahora no, gracias a lo cual usted puede escribir esas cosas.
- Tengo poco más de 35 años. Para ser sinceros, 37. Así que yo no voté hasta después de 1992. ¿Por qué dice lo de justiciero implacable? Si creo en la Justicia, tal vez en la platónica, pero no soy tan cándido; más parecido, tal vez, a Trasímaco y con el colmillo retorcido por algunas abundantes y primeras canas. No soy un justiciero, y si quisiera que hubiera Justicia. ¿Y qué tiene que ver el desacato de entonces con la justicia de hoy? repito: que yo pueda escribir estas cosas no implica que la Justicia sea justa. Todos sabemos que el golpe de 1936 no resolvió ninguno de los problemas políticos de España; en todo caso, los retrasó, y además creó  el engendró de ETA -auspiciado por la filosofía de Sartre-; pero si hablamos de Justicia hay que hablar, además, con sentido histórico. Y el sentido histórico es gris y negro. Cuando uno llega a la mayoría de edad en 1992 se cree que este es un país de color; ahora con 37 años, al echar la vista atrás de la Historia comprende uno que ha habido aquí mucho Pan Negro

viernes, 16 de septiembre de 2011

La crisis, la democracia y nosotros

¿Cómo apuntalar la democracia?



Mediante una economía del comercio, sí, que no lo mismo que una economía de mercado. La economía de mercado está dirigida por la banca. El comercio, sin embargo, lo hacen los comerciantes sobre lo que producen los fabricantes. En la economía de mercado los fabricantes producen lo que quiere la banca.
 ¿Cómo apuntalar la democracia?
De una manera: que los recursos financieros pertenezcan al común de los ciudadanos y sea gestionado por la política. Esto es: Banca pública. Yo creo que ese es, por ahora, lo único que puede definir a alguien como de izquierda.
¿Quién manda en las "democracia" del siglo XX? La banca y los banqueros
¿Cómo hacer que la democracia del siglo XXI sea dirigida por los ciudadanos? Que la banca sea pública.
¿Cómo elegir quién va a dirigir la banca pública?
Eso también se preguntaba Platón: pero nadie le ha hecho caso desde entonces.

El Universo y el Filósofo

En algún rincón apartado del Universo rutilante, configurado en innúmeros sistemas solares, hubo una vez un astro donde animales inteligentes inventaron el conocimiento. Fue aquél el minuto más arrogante y mendaz de la "Historia Universal"; pero tan sólo un minuto, en fin. Al cabo de pocas respiraciones más de la Naturaleza se petrificó el astro en cuestión, y perecieron los animales inteligentes. Pudiera uno inventar tal fábula, y sin embargo, no alcanzaría a ilustrar cabalmente lo pobre, precario y efímero, lo útil y contingente, del intelecto humano dentro de la Naturaleza. Han transcurrido eternidades sin que él existiera; cuando se haya extinguido, no habrá pasado nada. Pues no hay para este intelecto ninguna misión ulterior que apunte a más allá de la vida humana. Es cosa del hombre, y únicamente su dueño y progenitor lo considera con tal pathos que cualquiera diría que giran en él los goznes del universo. Sin embargo, si nos fuese dable comunicarnos con la mosca, nos enteraríamos de que también ella cruza el aire con tal pathos y se siente el centro volante del Universo. Nada hay en la Naturaleza tan subalterno y vil que al más leve soplo de aquel poder de conocimiento no se inflaría al instante como un odre; y así como cualquier mozo de cuerda quiere ser admirado, el hombre más orgulloso, el filósofo, cree que desde todos lados los ojos del universo están telescópicamente fijos en su acción y su pensamiento.
Sobre verdad y mentira en sentido extramoral. Nietzsche.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Mi visión de España


en respuesta a este artículo

1.- España no tiene una justicia homologable y equiparable a las de otros lugares de Europa, básicamente porque en 1976 no hubo ruptura con la Dictadura, y por tanto,  los funcionarios de justicia Jueces y magistrados que no se opusieron a un Régimen injusto continuaron en sus funciones. No hablemos de la separación de poderes, pero no creo que en Europa se dé un caso semejante de jueces que se pasan de apoyar la dictadura católica y personalista de un dictador a una “Democracia”.
2.- España tiene unos políticos que no desmerecen a los europeos. Con la salvedad de que el partido conservador español fue fundado por un ministro de un Dictador. Cosa que no ocurre en otros países.
3.- Que unas regiones quieran su autodeterminación no debería ser ningún problema salvo para quien así lo vea, puesto que es un el derecho de libre determinación de los pueblos o derecho de autodeterminación viene reconocido por la Declaración de Derechos Humanos.
4.- España no tiene un sistema político enteramente democrático, puesto que no hay separación de poderes, ni un sistema electoral en virtud del cual cada voto valga lo mismo, ni un fiscal elegidos mediante votación popular. La causa fue un pacto constitucional entre la clase política del franquismo para beneficiar a los nacionalismos periféricos conservadores: Aquellos que se rindieron en Santoña (PNV) o apoyaron la sublevación (Lliga-CIU) en 1936.
5.- Las Comunidades Autónomas fue un café para todos;  “ O jodemos todos, o la puta al rio”, dijeron. Y todos se dieron a la buena vida.
6.- La Constitución Española fue una carta otorgada que se votó de la misma manera que los referendos durante el franquismo. De hecho Franco dejó atado y bien atado a quien pasaba la espada que llevó a Santiago, cuando entró bajo palio, por eso ganó por goleada. Por eso y porque  la Educación, los medios de comunicación y el mundo editorial pertenecía todo a gentes que había defendido el régimen.
7.- Al asunto de los profesionales preparados ya le han  contestado: muchos está ahora fuera de España y son muy apreciados. Lo que faltan son empresarios que no vengan con la moral del franquismo, el opusdeísmo, el pocerísmo y el barralismo (como los de Coslada). Empresarios que son legión y que le han dado al cemento y el ladrillo sin ton ni son.
7.- La Iglesia sigue conservando el Poder porque Monarquía e Iglesia son conceptos unidos. De hecho lo que el Opus perseguía era no repetir el antiguo artículo 26 de la constitución republicana. República es a estado Laico como Monarquía lo es a estado “confesional”, véanlo o no algunos sedicentes que gustan de hacer lo blanco negro y lo negro blanco.
8. La integración Europea se basa en un discurso único que se basa en las Economías de Mercado (no confundir con Comercio) y en la banca privada como motor regulador de esa economía de mercado. El PSOE del exilio fue traicionado y organizado desde el Opus para realizar esa tarea.
9.-Evidentemente, somos más pobres. Y además, más tontos. El sistema de educación concertada religiosa es el mal de la Educación. En el siglo XVII un predicador protestante no casaba a dos novios si no sabían leer la biblia. Muchos abuelos nuestros en los cuarenta se casaron y firmaron con una X. muchos padres nuestros sabían poner su nombre: Les enseñó la misma maestra que tenía por texto la Enciclopedia Álvarez.
10.- España nunca tendrá concordia en cuanto al sistema educativo. Pensar lo contrario es una pardillez. Los intereses de la Iglesia nunca lo permitirán.
11.- España no caerá ni en el anarquismo, ni en la acracia, ni en comunismos superados. Eso solo ocurrió una vez por obra y gracia de unos generales sediciosos que levantaron y arrostraron diferentes pasiones con diferentes nombres. España es un país Cainita,  ya escribió Unamuno en su Abel Sánchez las razones.
12.- España, como siempre, es un país capaz de lo más avanzado y a la vez del más reaccionario. Sin lugar a dudas, un gran país, lleno de cabestros, falangistillas, cambiachaquetas, herederos de curas trabucaires, de Trento, y de nostálgicos tardofranquistas y herederos. Pero, sin lugar a dudas, un país donde las ideas del liberalismo político casi nunca han tenido lugar, salvo en algunas honrosas cabezas, como Ortega, Unamuno, Clarín, Larra, Azaña, Giner. Un país donde se recepcionó a Erasmo de Rotterdan para prohibirlo posteriormente. España es así. Acción y reacción. Así ha sido siempre. 


martes, 13 de septiembre de 2011

Cándido Sócrates el filósofo del Bien: Trasímaco hombre de mundo.

Haces bien: pero es propio de la injusticia el engendrar odios y disensiones. (Sócrates)

La República (Platón). Libro I






-¿Que la justicia es vicio? -No, sino una generosa insensatez . -¿Y maldad, por tanto, la injusticia? -No, es sabidruía -replicó - Porque piensas que los pastores y los vaqueros atienden al bien de las ovejas y de las vacas y las ceban y cuidan: no miran a otra cosa que al bien de sus dueños o de sí mismos. Igualmente crees que los gobernantes en las ciudades, los que gobiernan de verdad, tienen otro modo de pensar en relación con sus gobernados que el que tiene cualquiera en regir sus ovejas: examinan de día y de noche no otra cosa que aquello de donde puedan sacar provecho. Y tanto has adelantado acerca de lo justo y la justicia y lo injusto y la injusticia que ignoras que la justicia y lo justo es en realidad bien ajeno: conveniencia para el poderoso y gobernante y daño propio del obediente y sometido; y que la injusticia es lo contrario, y que gobierna a los que son de verdad sencillos y justos, y que los gobernados realizan lo conveniente para el que es más fuerte y, sirviéndole, hacen a éste feliz, pero de ninguna manera a sí mismos. Hay que observar, candidísimo Sócrates, que al hombre justo le va peor en todas partes que al injusto. Primeramente, en las asociaciones mutuas, donde uno se junta con otro, nunca verás que, al disolverse la comunidad, el justo tenga más que el injusto, sino menos. Después, en la vida ciudadana, cuando hay algunas contribuciones, el justo con los mismos bienes contribuye más; el segundo, menos. y cuando hay que recibir, el primero sale sin nada; el segundo, con mucho. Cuando uno de los dos toma el gobierno, al justo le viene, ya que no otro castigo, el andar peor por causa del abandono en sus asuntos privados, sin aprovechar nada de lo público por ser justo, y sobre ello, el ser aborrecido de los allegados y conocidos cuando no quiera hacerles favor alguno contra justicia; con el injusto todas estas cosas se dan en sentido contrario. Me refiero, en efecto, a aquel mismo que ha poco decía, al que cuenta con poder para sacar grandes ventajas: fíjate, pues, en él si quieres apreciar cuánto más conviene a su propio interés ser injusto que justo. Y lo conocerás con la máxima facilidad si te pones en la injusticia extrema, que es la que hace más feliz al injusto y más desdichados a los que padecen la injusticia y no quieren cometerla. Ella es la tiranía que arrebata lo ajeno, sea sagrado o profano, privado o público, por dolo o por fuerza, no ya en pequeñas partes, sino en masa. Si un cualquiera es descubierto al violar particularmente alguna de estas cosas, es castigado y recibe los mayores oprobios; porque, en efecto, se llama sacrílego, secuestrador, horadador de muros, estafadores o ladrones a aquellos que violan la justicia en alguna de sus partes con cada uno de estos crímenes. Pero cuando alguno, además de las riquezas de los ciudadanos, los secuestra a ellos mismos y los esclaviza, en lugar de ser designado con esos nombres de oprobio es llamado dichoso y feliz no sólo por los ciudadanos, sino por todos los que conocen la completa realización de su injusticia; porque los que censuran la injusticia no la censuran por miedo a cometerla, sino a sufrirla. Así, Sócrates, la injusticia, si colma su medida, es algo más fuerte, más libre y más dominador que la justicia; y como dije desde el principio, lo justo se haya ser lo conveniente para el más fuerte, y lo injusto lo que aprovecha y conviene a uno mismo. Vamos, pues, Trasímaco -dije yo-; volvamos a empezar y contéstame: ¿dices que la injusticia perfecta es más ventajosa que la perfecta justicia? -Lo afirmo de plano -contestó- y dichas quedan las razones. -Y dime: ¿cómo lo entiendes? ¿Llamas a una de esas dos cosas virtud y vicio a la otra? -¿Cómo no? -Así, pues, ¿llamas virtud a la justicia y vicio a la injusticia? -¡Buena consecuencia, querido -exclamó-, cuando digo que la injusticia da provecho y la justicia no! -¿Qué dices, pues? -Todo lo contrario -repuso. .

- El injusto es inteligente y habil, y el justo no es ni lo uno ni lo otro. El justicia es habilidad y virtud y la justicia vicio e ignorancia.